¿Por qué debemos realizarnos una Terapia de Equilibrio y balance de los Chakras ?

  

 

Durante nuestra vida vamos adquiriendo y creando energías de alta y baja vibración.

 

Estas energías se adquieren:

 

Por creaciones propias: aquellas que consciente o inconscientemente yo decidí que fueran parte de mi vida.

 

Por  herencia de nuestros antepasados, ya que como sabemos, si alguien en nuestro árbol genealógico, creó  energías al  realizar actos positivos y /o negativos como su nombre lo indica son pasadas de generación en generación para bien o para mal de quien las herede.

 

Por continuidad,  esto quiere decir que son adquiridas cuando estamos junto a otra persona por mucho tiempo, amigos muy cercanos, parejas, compañeros, etc. Por ejemplo: Existen ocasiones después de una reunión de trabajo en que nos sentimos mal físicamente o de ánimo. Esto es que adquirimos una emoción o energía de otra persona.

 

Compartidas: aquellas que se comparten madre hija/hijo o viceversa. Recordando que la o él bebé lleva en sus genes grabado la herencia paterna.

 

Ataduras o cordones que se envían o reciben de otras personas hacia las chacras, consiente o inconscientemente, para atraer o dominar, por ejemplo: un novio o novia  puede hacer un cordón energético para retenerle, pero si al final se separan aunque haya pasado mucho tiempo esos cordones permanecen.

 

La palabra Chakra significa “Rueda”, y como cualquier rueda puede dejar de girar, o girar a la inversa o girar lento.  Tenemos innumerables chakras en nuestro cuerpo, pero siete son las principales. Y cada una tiene a su cargo el correcto funcionamiento de órganos, glándulas, emociones.

 

Cuando las energías de baja vibración entran en nuestro cuerpo, en el lugar primario en donde alojan es en las chakras y se producen cambios de vibración de una de ellas, o en todas.  Y Nos enfermamos en el campo físico, mental, espiritual, emocional y energético.  

 

Por ejemplo: Existe la chakra del corazón, si esta es lastimada por un amor que se va, puede presentarse un infarto. La  chakra del poder  rige al estómago, y si nos asustamos, sentimos un “hueco en el estómago” eso es la rueda deteniéndose. O bien cuando la chakra de la corona no funciona correctamente,  no estamos conectados con lo divino y esto puede llevar a depresiones.

 

¿Que hacemos en la terapia de equilibrio y balance de las chakras?

 

Trabajamos sobre los siete principales reordenándolas, liberándolas de energías de baja vibración. Eliminando cordones. Le devolvemos el movimiento perdido o enlentecido. Dándole un nuevo sentido a la vida.

Los pacientes después de la terapia se sienten con libertad, libres de ese peso que no los deja avanzar en su vida y en sus proyectos.

 

En una ocasión atendimos una paciente que sin ninguna información previa  o posterior, le realizamos el equilibrio de sus chakras. Al año volvió y nos contó su historia: se encontraba sola, sin trabajo,  ni esposo ya que había muerto. Y añadió "después de que salí de su consultorio mi vida cambio". Actualmente tiene pareja, un buen trabajo, se compró casa y sobre todo es muy feliz.

 

Ella volvió, porque quería más de lo bueno que había alcanzado en ese año.

 

Y así muchísimos pacientes, cientos de pacientes que sus experiencias posteriores a la terapia, han sido positivas. De mejoras continuas  en su calidad de vida.

 

Porque nos lleva a la conciencia de nuestras acciones, palabras y pensamientos. 

 

 

Y como dijo nuestra paciente: "El fin último es ser plenamente Feliz. "